"Entre las muchas maneras de combatir la nada, una de las mejores es sacar fotografías..." (Julio Cortázar)

Langreo ayer y ayer (digo, y hoy)



Para quien no lo sepa, la primera fábrica (planta química) se alza en el caso urbano de Langreo (distrito de Ciaño), a escasos metros de viviendas y de un instituto de secundaria. Fue ampliada hace poco.

La segunda (central térmica) se alza en el caso urbano de Langreo (distrito de Lada), muy cerca de viviendas y a varias decenas de metros de dos colegios de primaria. La están ampliando considerablemente en la actualidad.

Entre ambas fábricas hay una separación de aproximadamente un kilómetro (de zona urbana y densamente poblada), siendo así que a veces sus humos se juntan y forman una única nube sobre Sama de Langreo (en concreto, yo la vi algún amanecer justo encima del barrio de La Juécara: barriada obrera de varios miles de habitantes).

Se dice que ambas empresas cumplen la legislación vigente, pero contaminan, como se puede ver en las fotos. Además, como vivo a menos de cien metros de la primera de ellas, lo puedo corroborar: los humos han hecho muchas veces que me picaran la garganta y los ojos.

Estas cosas se entendían en el siglo XIX y con el franquismo. En democracia, no tanto. Y más cuando se hace de la "ecología" la política de quienes gobiernan: meto en el mismo saco a PSOE, PP e IU, y también a los sindicatos mayoritarios, UGT y CC.OO., que tanto poder tienen, especialmente en las comarcas ex mineras, pues todos ellos se pliegan a los intereses de las grandes empresas con el subterfugio de defender unos escasísimos puestos de trabajo a costa del medio ambiente langreano y de la salud de todos nosotros.

Ciaño. Ese humo irrita los ojos y la garganta.

Lada desde La Felguera. Las vibraciones que produce no se ven en la foto, pero se notan perfectamente, por la noche, en muchas viviendas de La Felguera y en algunas de Sama.

Lada desde el corredor del Nalón. En esta foto sólo se aprecia echando humo la chimenea pequeña (detrás de la columna de alta tensión). Cuando echa la grande es todavía peor.

1 comentario:

  1. Viví y vivo a temporadas en la Foyaca, por encima del barrio de la Joecara. Desde las ventanas de mi casa se ve el Valle del Nalón y cómo bien dices a veces, muchas veces es difícil saber que hay en ese Valle porque el "vapor de agua", como me han llegado a decir algunos, hace una cortina tan tupida que se hace imposible ver los tejados de las casas...
    Me sumo a esta protesta y yo tambien culpo a todos sindicatos y partidos políticos que el el curso de los años de democracia defendiendo ectoralmente la ecología y el medioambiente han dado la espalda a la contaminación de la Cuenca del Nalón...

    ResponderEliminar